BIENVENIDOS AMIGOS EN RUTA, CICLOTURISMO,TIPS, NOTICIAS,SALUD,VIDEOS...... BIENVENIDOS AMIGOS EN RUTA,CICLOTURISMO,TIPS,NOTICIAS,SALUD,VIDEOS......

jueves, 5 de agosto de 2010

El dolor articular o artralgia

El dolor articular o artralgia no debe confundirse con la artritis. Mientras que la artritis es la inflamación de las articulaciones, la artralgia consiste en dolor de las mismas. Entendemos por articulaciones a las que facilitan el movimiento de muñecas, codos, rodillas, tobillos y dedos.

Las causas que provocan esta dolencia pueden ser varias, entre ellas las más comunes son la gota (causada por un elevado ácido úrico), la artritis reumatoide (enfermedad autoinmune), la osteomielitis o una serie de enfermedades infecciosas como por ejemplo el sarampión, la fiebre reumática o la hepatitis.

Sin embargo en los deportistas también puede producirse la artralgia como consecuencia de fracturas, torceduras o sobreesfuerzos durante la realización de la actividad física. Es frecuente entonces lo que se conoce como bursitis, que es la inflamación de la bursa (localizada en varias partes del cuerpo, usualmente en el área donde tendones y músculos se mueven sobre prominencias óseas). La bursa facilita el movimiento suave entre estas superficies por medio de un líquido que sirve de almohadilla.

El dolor articular se produce cuando en las articulaciones hay muy poca lubricación de las rótulas con el deterioro consiguiente de los cartílagos. La sinovia (líquido protector de las articulaciones) y los cartílagos hacen de colchón que amortigua y protege cuando movemos las mismas. Al perder su eficacia provoca que los huesos entren en contacto entre sí, produciendo un rozamiento causante del dolor que puede llegar a ser realmente molesto. Para suprimir estos dolores la mayoría de las veces lo más indicado es el uso de medicamentos, como los analgésicos que se encargan de controlar o calmar estas sensaciones dolorosas.

Para prevenir el dolor de las articulaciones es importante añadir ciertos elementos a nuestra dieta diaria. El primer y más importante consejo es tomar agua todos los días en cantidades no inferiores a un litro. Beber agua es la forma más sencilla de tener unas articulaciones y unos tendones en condiciones óptimas. Una correcta hidratación nos va a facilitar una movilidad mayor y una mejor predisposición al ejercicio.

Otro elemento a incorporar en nuestra dieta diaria es la gelatina, que aporta una gran protección y fortalecimiento de las articulaciones, por lo que debe ser un elemento esencial en la dieta de cualquier deportista. Hay que señalar que es mejor que sea de origen animal, ya que es proteína pura y contiene colágeno en abundancia, pieza clave para el correcto funcionamiento de las articulaciones. Muchos suplementos deportivos incorporan gelatina con este fin (ver más abajo)

Como regenerador de tejidos hay que destacar la importancia del silicio orgánico, que es un principio activo que ayuda a reconstruir las membranas celulares y es un protector natural de articulaciones y ligamentos.

Por último destacar el cartílago de tiburón, gran fuente de polisacáridos que actúa directamente en las células de nuestro organismo evitando su deterioro; además de ser un potente regenerador de los cartílagos, posee una acción antiinflamatoria destacable, lo que le hace el complemento ideal para ayudar a mantener nuestros ligamentos y articulaciones en un perfecto y saludable estado.